Cerebros que suenan

Cerebros que suenan

A los 13 años, Friedrich Nietzche declamó que “la música nos habla a menudo más profundamente que las palabras de la poesía, en cuanto que se aferra a las grietas más recónditas del corazón”.

… O más bien las grietas más recónditas del cerebro.

Porque, desde antes de aquella frase, dentro de la mente del pequeño Nietzche ya rondaban partituras, y la música llegó a ser tan importante en su vida que compuso 70 obras musicales. Una de sus novelas más icónicas, Zaratustra, – al parecer, además de compositor, también era filósofo - fue escrita en versos, con una intención musical, y más tarde fue adaptada por nada menos que Richard Strauss, cuyo poema sinfónico sería utilizado por Kubrick como banda sonora de una de las introducciones más legendarias del cine de ciencia-ficción.

La vida y el legado del mismo Nietzche prueban que no solamente la música se acopla bien con pensamientos sino que los amplifica, y en algunos casos los completa.

Para nuestro cerebro, la música es más que un complemento del lenguaje, sino un lenguaje en sí mismo: según el neurólogo Oliver Sacks, “somos una especie tan lingüística como musical”; nuestro cerebro está tan bien desarrollado para interpretar las notas como lo está para tratar palabras, y aún resulta un gran misterio el porqué es tan bueno haciéndolo: ¿Tendría algún sentido evolutivo? ¿Nuestra supervivencia como especie dependerá, en cierto grado, de la música?

En cierto modo, sí. Todos los días, nuestra vida depende del ritmo de nuestro corazón, dictaminado por el cerebro, como un metrónomo que nunca debe fallar.

Nuestro humor, incluso, es afectado por la frecuencia de nuestras ondas cerebrales de la misma manera en que un estilo musical se caracteriza por el uso de ciertas notas. Tanto así, que la “amusia” (es decir, la incapacidad de reconocer o reproducir tonos y ritmos musicales) es considerada por muchos neurólogos como un indicio de que algo no anda del todo bien en la cabeza, pues, de hecho, puede generar problemas con la dicción o la escritura.

Nuestra mente funciona como una rockolla, adaptando lo discos y estilos de nuestras canciones internas a lo que vivimos y sentimos. Es más, algunos cerebros son capaces de generar música y sonidos para sí mismos. Y, aunque esto pueda parecer para muchos músicos como un superpoder envidiable, las alucinaciones auditivas son de los síntomas más característicos de la esquizofrenia (quizás en parte a eso se debía el talento para improvisar en piano de Thelonious Monk…)

Entonces, ¿qué viene primero? ¿El huevo o la gallina? ¿El cerebro busca la música que mejor se sincroniza con la suya o la música altera los ritmos que se manejan en nuestra cabeza? ¿Escuchamos canciones tristes cuando estamos deprimidos porque se sincronizan con el ritmo de nuestras ondas, o somos nosotros quienes nos sincronizamos a la frecuencia de dichas canciones?

Algo indudable es que la música nos impacta profundamente. Es capaz de inducir trances y alterar la conciencia a través de cantos chamánicos o conciertos de ‘psytrance’, e incluso incidir en lo que pensamos y escribimos: estoy seguro de que no soy el único que escribe o estudia con música. Es más, yo tengo una playlist “inspiradora” para escribir, y habrá quienes argumenten que sus efectos se deben a los estímulos de las ondas alpha de mi cerebro, ligadas a la inspiración y la meditación…

No faltarán los laboratorios que querrán capitalizar este fenómeno y desarrollar una canción diseñada para estimular la inspiración y el poder creativo con sólo escucharla.

Porque, por más descabellado que suene, ya existe una canción diseñada para reducir los niveles de ansiedad, llamada “Weightless”. Tras una serie de pruebas, esta canción resultó ser tan relajante, que los investigadores a cargo del estudio no recomiendan escucharla al conducir, por riesgo de quedarse dormido.

Existen también muchos estudios que vinculan la música con el comportamiento, y una de las premisas principales del neuro-marketing es poder influir, a través de ciertas canciones, en la decisión de comprar un artículo: algunos niños-rata de un laboratorio en Bélgica afirmarán con certeza que aquella falda que solamente usaste una vez (y que lleva años escondida en el armario) la compraste por un impulso inducido por la música pop, alegre y acelerada, de la tienda de ropa. O que la Bossa Nova del nuevo restaurant de Barrio Italia fue lo que te incitó a quedarte más tiempo y pedir un tiramisú carísimo que ni siquiera se te antojaba.

Lo sostendrán con datos duros, porque su trabajo consiste en colocar cascos sobre voluntarios y medir sus ondas cerebrales mientras éstos observan hamburguesas en un monitor.

Pero, tanto la consciencia humana como la música son mucho más complejas que sólo impulsos eléctricos y frecuencias. En realidad, por mucho que avance la ciencia, todavía estamos muy lejos de siquiera saber si se pueden controlar mentes a través de la música.

Aún tenemos muchas más preguntas que respuestas, y ni siquiera tenemos claro si nuestro cerebro es el instrumento que usamos para hacer música, o nuestro cerebro hace música con nosotros.

Matías A. Covacevich (1997). Mexicano-chileno. Licenciado en Ciencias Cognitivas y post-titulado en Comunicación de las Ciencias con un curriculum a la Jackson Pollock. Comunicador científico y escritor frustrado, pero obstinado. Recorrido profesional rimbombante en Letras aún pendiente.